María de la Merced

La Virgen María dentro la advocación de la Merced tiene importancia en nuestro centro pues la Virgen es ejemplo de ser peregrina de la caridad de Dios y testimonio de solidaridad. Siendo sensible a la necesidad de los demás. Fomentando el ayudar a los estudiantes que nos rodean a ser libres y sentirse plenamente hijos e hijas de Dios.

El Beato Zegrí impactado por los problemas sociales y por las necesidades de los más desfavorecidos, se sintió llamado a fundar una Congregación religiosa para liberar a los seres humanos de sus esclavitudes. La funda bajo la protección e inspiración de María de la Merced, la peregrina humilde de la gratuidad de Dios, en Málaga, el 16 de marzo de 1878. El fin: Practicar todas las obras de misericordia espirituales y corporales en la persona de los pobres, pidiendo a las religiosas que todo cuanto hicieran fuera en bien de la humanidad, en Dios, por Dios y para Dios. La Congregación, en pocos años, se extiende por muchas diócesis españolas bajo la exigencia de la dinamicidad de su inspiración carismática: Curar todas las llagas, remediar todos los males, calmar todos los pesares, desterrar todas las necesidades, enjugar todas las lágrimas, no dejar, si posible fuera en todo el mundo, un solo ser abandonado, afligido, desamparado, sin educación religiosa y sin recursos.

[an error occurred while processing this directive]